Medicina Tradicional y Telemedicina ¿Enfrentadas o Complementarias?

Desde MOL estamos convencidos de la respuesta, la medicina tradicional y la telemedicina son complementarias. Brevemente repasamos la situación actual del sector de la salud: las personas modificaron sus hábitos de consumo, hoy valoran mucho su tiempo. Internet da respuesta a muchas cosas, incluso médicas, muchas veces erróneas. Ir al médico implica tiempo de traslado hasta el consultorio, luego espera, y en ocasiones no haría falta. En las salas de espera las personas sanas se pueden contagiar de otras. Las salas de urgencias son lugares donde se atienden pacientes con diversidad de situaciones, y normalmente requieren una espera prolongada, aumentando el riesgo de contagios de otras enfermedades. Estas son algunas premisas que tomamos en cuenta para arribar a la conclusión de que son un complemento ideal.

Algunas de las soluciones que aporta la Telemedicina:

  • Ser la puerta de entrada a la Institución médica
  • Consulta de revisión de estudios complementarios solicitados en atención previa
  • Despeje de dudas respecto a situaciones médicas (hoy en día el paciente “googlea” la enfermedad”)
  • Seguimiento de enfermos crónicos
  • Seguimiento de pacientes que fueron intervenidos quirúrgicamente y se les dio el alta sanatorial
  • Consultas médicas de baja complejidad
  • Soporte psicológico


Derribar los muros del Sanatorio, ampliar las fronteras y mejorar la comunicación con el paciente también mejora el posicionamiento de marca, fortalece la relación a largo plazo generando sentido de pertenencia. La telemedicina puede iniciar con un Chatboot Self-Triage, consultas asincrónicas, videoconsultas de demanda espontánea y videoconsultas programadas, receta digital y órdenes de estudios complementarios digital.

La medicina tradicional es irremplazable porque permite a los profesionales médicos realizar la revisación física, indispensable en la mayoría de los casos para arribar a un diagnóstico, pero aún hoy existen barreras para asistir a un médico, desde el tiempo de espera, los miedos de las personas a recibir un diagnóstico no deseado, la movilidad, incertidumbre de que me va a pasar, “tampoco estoy tan mal”, me quedo reposando y cuidándome a ver si mejoro, en peores casos “me automedico”. Con la incorporación de telemedicina se reducen tiempos de espera del paciente, disminuyen las infecciones intrahospitalarias, se maximizan los recursos de la institución y aumenta la confianza del paciente con la incorporación de nuevos medios de comunicación. Medicina Tradicional y Telemedicina son complementos claves para combatir virus y enfermedades de forma eficiente y optimizando recursos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.